miércoles, 10 de febrero de 2016

Asustando Con Monigotes Estrambóticos

¿Dónde está aquella pareja de cuyo nombre no quiero (ni puedo) acordarme?...
…Esos que en otros tiempos desarmaban a sus rivales con tretas y pantomimas…
Es de comprender que no está el patio como para tomarse la vida a chirigota y andar ahorcando jueces o acuchillando monjas, pero es que ni un mal chistecito… ni una pancartita de ná.

Hay que reconocer que el cambio de estrategia dejó en fuera de juego a ACME que no veía por dónde entrar en materia, y acababan una y otra vez en sus también ancestrales disputas internas, que no hacían más que aumentar el desastre y así, sin darnos cuenta, nos encontramos con un preocupante 3-0 (el cero a favor nuestro), que desde luego no era de lo más alentador como para ayudarnos a esa siempre esperada reconciliación.

Pero pensando en las pancartas y demás, nos abrochamos los cinturones de explosivos y nos metimos a saco en la partida. Eso no quiere decir que diéramos rienda suelta a nuestros instintos suicidas, sino que era todo parafernalia para asustar a los impertérritos, porque por dentro íbamos muy cautelosos midiendo bien cada envite y cada quiero y sumando piedra a piedra (o si se terciaba varias de golpe) para ir ganando juegos uno a uno hasta nivelar el marcador, y de paso aprovechar la inercia para superarlo.
Fue difícil pero llegamos a la meta sanos y salvos y un poco más reconciliados.

Aplicación Cautelar de Materiales Explosivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario